¿Fotos de preboda o de postboda? Qué debes elegir y por qué

Hoy hablaremos de qué tener en cuenta para elegir entre fotos de preboda o de postboda.

Todos los novios coinciden en que el día de la boda se pasa muy rápido, más de lo que les gustaría. Gracias a las fotos de preboda y de postboda es posible extender un poco más la magia de este día, pudiendo conservar recuerdos inolvidables de unos momentos tan emocionantes y llenos de amor. Pero si tienes que elegir entre fotos de preboda o de postboda, no te pierdas este post. Te contamos cuándo y porqué elegir una sesión de fotos antes o después de la boda.

Si eliges las fotos de preboda, no te pierdas estos 5 consejos para tu sesión fotográfica de preboda.

Fotos antes de la boda, ¿Por qué son una buena opción?

La sesión de fotos de antes de la boda consiste en capturar la vida de los novios antes de la boda. Estas fotos pueden hacerse unos meses antes del gran día, o incluso el día de antes.

Lo normal es que se trate de una sesión de unas dos horas, en una localización elegida entre los novios y el fotógrafo de bodas. Esto dependerá de cada pareja y del estilo de foto que busque. Pero lo ideal es que el lugar elegido sea especial o representativo de la pareja.

Esta será una buena elección también si queréis utilizar las fotos de preboda en la invitación de boda, para anunciar el futuro compromiso en redes sociales, o simplemente para tener un recuerdo precioso que simbolice el tiempo que estuvisteis de novios. Hay parejas que también usan estas fotos en la portada del libro de firmas para invitados.

Otro punto a favor de las fotos antes de la boda es que pueden ayudar a la pareja a sentirse más cómodos frente a la cámara. Además, la sesión pre-boda servirá para coger confianza con el fotógrafo y conocerse mejor antes de la súper boda.

Sesión de fotos después de la boda, ¡Por supuesto!

La sesión de fotos de postboda se realiza una vez pasado el día de la boda, vestidos de novios, y en una localización que al igual que en el caso anterior, resulte especial para los recién casados.

La duración de la sesión puede variar, pero por norma general, suele ser de dos horas. Gracias a la sesión de fotos de después de la boda se le saca un mayor partido al vestido y traje de novio, además de que estaréis más tranquilos y con más tiempo para dedicarlo a tener unas fotos increíbles.

Si tu boda es de tarde, es probable que incluso cuentes con poca luz para hacer buenas fotos. Por lo que la sesión post-boda incrementará las posibilidades de jugar con la luz y disfrutar de un buen fondo iluminado.

Como la boda ya se ha realizado, los novios no tienen tanto miedo de estropear el ‘look nupcial’, así que se suelen sentir libres de hacer fotos más atrevidas y diferentes, en entornos naturales de gran belleza, como el mar, o un campo lleno de flores.

La sesión postboda es la oportunidad perfecta de tener esas fotos de boda con las que todo el mundo sueña. Con más tiempo, y menos nervios, se pueden sacar unas fotos geniales y que os encantará tener.

Entonces, ¿fotos de preboda o de postboda?

Como conclusión, entendemos que sea tan complicado elegir entre fotos de preboda o de postboda. Ya que ambas opciones son un complemento perfecto para el reportaje de boda.

Si te lo puedes permitir, no dudes en contratar las dos, pues cada una tiene su ‘aquel’. Vuestra boda es un momento único e irrepetible, y merece la pena aprovecharlo todo lo posible. Con el tiempo, es común arrepentirse de no haber contratado estos servicios. Así que piénsalo bien y no dudes en contactar con nosotros si tienes dudas o te gustaría tener más información sobre nuestras sesiones de preboda y postboda en Granada.

¿Cómo te has sentido con nosotros?